La Cultura boliviana

Bolivia es el resultado de un pasado rico en ritos, culturas, tradiciones. Todo ello reunido en un espacio de variada geografía, en un espacio donde día a día, pese a todo, se percibe una cultura viva. Conocerla no solo significa recorrer sus parajes, sus ciudades y pueblos; conocerla realmente, significa conocer lo que hace su gente, lo que piensa, lo que siente.

Desde una visión antropológica la cultura es una especie de fotografía estática e inmodificable que los antropólogos la han descrito a cabalidad al mostrarnos que la cultura ancestral milenaria responde a valores y cosmovisiones distintos a los que empezaron a habitar entre nosotros a partir de 1492 y que la cultura occidental, habría eclipsado vía procesos de colonización, aculturación y domesticación el nivel de resistencia a este proceso.

En Bolivia existen alrededor de 40 grupos étnicos, que en muchos casos han sabido preservar sus tradiciones desde sus ancestros, su vestimenta, su idioma y su estilo de vida originaria.

Bolivia es el reflejo de un pasado rico en ritos, culturas, tradiciones. Todo ello reunido en un espacio de variada geografía, en un espacio donde día a día, pese a todo, se percibe una cultura viva.

El sincretismo cultural, alquimia entre la cultura indígena y la hispana, es uno de los ingredientes fundamentales para que surjan, formas de concebir y de vivir el mundo desde la profundidad y el misticismo de la cultura boliviana.

La Cosmovisión andina

La Naturaleza, Hombre y la Pachamama (Madre Tierra). Tres elementos considerados como una unidad indivisible o un todo, donde conviven en armonía y comunidad.

El hombre tiene un alma, una fuerza de vida, como lo tienen las plantas, animales y montañas; considera que el hombre es la naturaleza misma, no domina, ni pretende dominar. Convive y coexiste en la naturaleza.

Cosmovisión se la entiende como una forma de ver, de sentir, de expresar y vivir el mundo.

Desde la cosmovisión andina, desde la cosmovisión de los pueblos indígenas originarios, la percepción es comunitaria, es decir, nadie puede ir fuera de. La premisa dentro de la cosmovisión andina es «que todos vayamos juntos, que nadie se quede atrás, que todos tengan todo y que a nadie le falte nada».

La cosmovisión andina es la cultura de la vida, que cuida la vida, que proyecta la vida, por lo tanto emerge el respeto no como interés de una circunstancia sino como una profunda convicción de que todo está unificado.

Se considera que si el hombre hace daño a alguien le esta haciendo daño a un conjunto. Cosmovisión andina es un llamado a poder ver la vida en complementación con nuestro entorno.